Carlos Menegazzo, Mónica Zuretti y Dalmiro Bustos

<<Volver Atrás

Carlos Menegazzo

Carlos Menegazzo concibe la práctica terapéutica como la constitución de una nueva matriz, la matriz terapéutica donde a partir de un contrato dramático, que explicita aquello que a nivel consciente el protagonista quiere trabajar, se desarrolla un programa psicodramático que tiene como objetivo el descubrimiento de escenas traumáticas y de escenas nucleares conflictivas. Concibe el desarrollo humano a través de diferentes matrices. La primera matriz es la matriz de identidad. La primera fase es la matriz de identidad total indiferenciada, una fase de sincretismo. La segunda fase es la matriz de identidad total diferenciada. Después el ser humano ingresara en la matriz familiar, diferenciando de nuevo dos fases, la fase mimética o mítica y la fase ideológica. Psicopatológicamente concibe la PSICOSIS como perteneciente a la matriz de identidad total indiferenciada, las CARACTEROPATIAS como pertenecientes a la matriz de identidad total diferenciada y las NEUROSIS como pertenecientes a la matriz familiar. Tanto Menegazzo como Zuretti describen el programa psicodramático como una secuencia que se inicia con la búsqueda indeterminada del rol, le sigue la búsqueda determinada del rol, después la delimitación del rol en conflicto, después la inversión de roles y finalmente la asunción creativa del propio rol. En su metodología, por ejemplo, se parte de una dramatización de un vículo social, con roles derivados, y una conflictividad ubicada en la matriz social, y el trabajo dramático nos llevara a una conflictividad ubicada en la matriz familiar con roles originarios, los cuales nos pueden llevar a los roles psicosomáticos de la matriz de identidad. .

Mónica Zuretti

Mónica Zuretti diferencia entre un átomo social y un átomo cultural. Para ella existiría un átomo cultural primigenio que se corresponde con la matriz de identidad donde se desarrollan los roles psicosomáticos. Después se constituiría el átomo cultural originario, que pertenece a la matriz familiar, donde se desarrollan los roles fundantes y finalmente el átomo social cultural, que pertenece a la matriz social, donde se desarrollan los roles derivados o sociales. LOS TRES ÁTOMOS constituyen el átomo cultural individual. Este debe DIFERENCIARSE del átomo social real constituido por los individuos que juegan los roles complementarios y finalmente el átomo social perceptual que permitirá que el sujeto se vincule con los otros.

Para Moreno toda sesión de psicodrama consta de tres momentos: el caldeamiento, la dramatización y el análisis o comentários. La escuela de Rojas mantiene este esquema operativo añadiendo tres contextos: el social, el grupal y el dramático; diferenciando muy bien el pasaje del contexto grupal al dramático gracias a los marcadores de contexto, el círculo como marcador grupal y las sillas símbolo como marcador dramático.
Mónica Zuretti también diferencia las tres etapas clásicas de Moreno. La PRIMERA ETAPA, la de CALDEAMIENTO, tiene como objetivo preparar al grupo y a sus integrantes para la realización de un acto concreto. Es un etapa, que partiendo de iniciadores mentales, o corporales, o ambientales, culminara en la emergéncia de un protagonista. El acto concreto buscado sera la dramatización, que dara lugar a la segunda etapa.
Los caldeamientos se dirigen tanto al grupo como totalidad como a sus integrantes. De hecho, el Director o Terapéuta, puede elegir entre un caldeamiento grupal, cuyo objetivo es un emergente grupal que se concretara en una dramatización grupal a partir de la cual se trabajaran las problemáticas y los conflictos grupales que emergen de la sociodinámica sociométrica que el ahora y aqui va creando. O puede elegir realizar un caldeamiento donde el objetivo es la búsqueda de un emergente individual.
El caldeamiento implica de alguna forma la explicitación de un protagonista-emergente-portavoz tanto de una conflictividad vincular individual como grupal y en todo momento la intervención puede realizarse o bien en el nivel grupal o bien, en el individual.
La SEGUNDA ETAPA, es la DRAMATIZACIÓN. Previamente hemos selecionado el protagonista, ahora se trata de dramatizar.

La dramatización vista como un acto creador que produce catarsis parciales y de integridad o total, tendra el poder de modificar las problemáticas vinculares del protagonista o de los protagonistas. Esta segunda etapa abarca el llamado PROGRAMA PSICODRAMATICO por parte de Zuretti y el CONTRATO. Se trata según su modelo de modificar un rol integrado dentro del átomo cultural del protagonista a través de una reelaboración del átomo social perceptual del protagonista.(...sigue)

Dalmiro Bustos

Establece una diferenciación entre psicoterapia psicodramática centrada en un individuo donde diferenciará la psicoterapia psicodramática individual bipersonal, la psicoterapia psicodramática individual pluripersonal y psicoterapia psicodramática en grupo centrada en un protagonista de la psicoterapia de grupo con técnicas dramáticas. Una de sus principales aportaciones es el encuadre para trabajar con lo que denomina pacientes viajeros.
Como elementos teóricos Bustos destaca:

b) la filosofía del momento
b) la teoría de la espontaneidad y de la creatividad
c) la teoría vincular
d) teoría de la técnica: concepto de escena, la producción dramática y la catarsis.

Destacaremos su aportación a la psicoterapia psicodramática de parejas o sociodrama de parejas, en la que que la pareja sociométricamente es una configuración binaria que da lugar a diferentes vínculos: Vínculo de complementareidad plástica bidireccional, Suplementareidad, Complementareidad: (concordante - sobreestimulación- generalización permanente- chabtage - mensages contradictorios)
y Complementareidad especular.

 

(...continuación Zuretti)

El programa psicodramático consta de cinco fases:
1. La primera fase es la búsqueda indeterminada del rol que abarca lo que llamamos caldeamiento inespecífico y específico. Se trata de ubicar el vínculo y el rol en conflicto, para ello se realizan una serie de preguntas al protagonista dando lugar al contrato psicodramático.
2. La segunda fase es la búsqueda determinada del rol que abarca la ambientación dramática y la dramatización.
3. La tercera fase es la delimitación del rol en conflicto. Ahora debe de emerger el rol originario que pertenece a la matriz familiar, debe de emerger la escena nuclear conflictiva.
4. La cuarta fase es la inversión de roles. Si el proceso del programa psicodramático ha funcionado, el rol conflctivo o en conflicto ha pasado por las diferentes matrices, la social, la familiar y la de identidad, apareciendo al mismo tiempo los roles complementários de los otros significativos. Ahora entramos en una fase de clarificación y de modificación del rol y de los respectivos vínculos gracias a la comprensión que el protagonista logra ubicándose y jugando el rol complementario, poniéndose en lugar del otro. Si todo va bien, se modifica el átomo social perceptual dando lugar a vinculaciones menos conflictivas en el átomo social real actual, según Zuretti.
5. La quinta fase es la asunción creativa del propio rol. Se vuelve a la escena inicial, se la vuelve a jugar, esta vez de forma más creativa, con modificaciones resolutivas.
La TERCERA ETAPA, es la de compartir lo vivenciado, es la etapa de ANALISIS Y COMENTARIOS, de comprensión tanto grupal como individual.

©ADIP Associació pel desenvolupament i la Investigació del Psicodrama

www.adip.escenica.org
<<Volver Atrás